Episodio 6 de iVINO

Bienvenidos una vez más a iVINO, el primer podcast en español acerca de las novedades del mundo del vino. En esta oportunidad, hemos preparado un especial de noticias con relación exportaciones, tendencias, falsificaciones y blockchain.

En la edición de hoy discutiremos sobre un tema con muchas opiniones distintas, el verdadero costo del vino. Luego, nos informamos sobre la opinión de los consumidores sobre la vuelta tras la pandemia a restaurantes. En tercer lugar, hablaremos sobre la novedad de la botella de cartón eco-friendly. En último lugar, viajamos al futuro e indagamos qué están haciendo los científicos con su estudio de vides en el espacio.

Escuchar ONLINE o en las siguientes apps

Spotify
Itunes

1° El verdadero costo del vino

https://www.wine-business-international.com/wine/general/real-cost-wine

Photo by Lasseter Winery on Unsplash
Photo by Lasseter Winery on Unsplash

Intentar analizar los costos de producción de cualquier botella de vino no es fácil. ¿Tenemos que tener en cuenta la necesidad de devolver el dinero gastado en la compra de viñedos o equipos o la construcción de la nueva sala de degustación? ¿Debería el precio subir y bajar en línea con los rendimientos, independientemente de la calidad? ¿Cuánto se les paga a los trabajadores? ¿Están los dueños otorgándose ingresos adecuados? ¿Cómo consideramos algún tipo de subsidio o préstamo bancario barato?

La industria del vino no es diferente a ninguna otra. Lo que haga tiene que venderse por más dinero de lo que cuesta producir. Si el alquiler del restaurante que acaba de abrir es demasiado alto para los precios que sus clientes están dispuestos a pagar, su negocio fracasará. Cueste lo que cueste hacer una botella de vino, los productores deberán agregar un porcentaje decente a esa cifra. También deben pagar la comercialización necesaria para persuadir a las personas a comprarlo. Y si esas sumas no cuadran, habrá que pensar en hacer otra cosa.

No hay duda que es un tema muy interesante conocer  las razones detrás de cualquier etiqueta de precio. Sin embargo, en esta ocasión, aceptemos que cuesta más hacer una botella de una bodega que de otra, que están a la venta por el mismo precio.

Esa diferencia puede ser de importancia existencial para los propietarios de las dos bodegas, sus contadores, accionistas y competidores, y ciertamente es de interés intelectual para analistas, consultores y escritores comerciales. Pero, a menos que los precios bajos dependan de la explotación abusiva de las personas o del medio ambiente o de un monopolio, los costos y márgenes de producción de una bodega no deberían ser asunto de nadie más.

Los clientes no se ponen a pensar cuánto más rentable podría ser la pizza de pepperoni o la tortilla de espinacas para un restaurante que la ensalada de pollo y tocino o la hamburguesa, como reveló un artículo de Forbes Pricenomics.

Lo mismo puede decirse de quienes compran vinos. ¿A alguno de ellos le importa si un gran distribuidor gana más o menos con sus grandes etiquetas? Están comprando un lujo que consideran deseable, y eso es lo que importa.

En el caso de precios más bajos en cambio puede ser diferente. A comienzos de este siglo, los supermercados del Reino Unido emplearon a sus propios enólogos para estudiar a sus proveedores de marcas privadas. A estos minoristas no les llevó mucho tiempo explotar esta información en sus negociaciones de compra e introducir la noción de precios de “libro abierto” que requerían que las bodegas proporcionaran una justificación detallada de cada centavo que estaban cobrando. Cuando este modelo se aplicó a todas las compras de Tesco en 2001-2, aparentemente le ahorró a la empresa £ 200 millones ($ 343 millones).

Inevitablemente, los supermercados también trataron de utilizar esta información privilegiada para reducir los precios de los vinos de marca, lo que limita la capacidad de los productores para promocionarlos de cualquier manera más allá del descuento. Las marcas fuertes pudieron soportar esta presión, pero en la industria del vino, las marcas fuertes son la excepción a la regla.

El uso de precios transparentes para reducir el costo del vino barato es potencialmente desastroso para la sostenibilidad a largo plazo de la industria y el medio ambiente. Pero centrarse en los costos de producción de los vinos súper premium es una pérdida de tiempo. Cada vez que alguien lo hace, los invito a analizar detenidamente el sector de las espirituosas. ¿Qué justificación puede ofrecer alguien por el precio de una ginebra, vodka o tequila súper premium?

Si sus costos son demasiado altos, probablemente haya una falla fundamental en su plan de negocios. Y si se ve obligado a admitir cuán bajos son, queda expuesto a ser criticado fuertemente por sus clientes.

Por ello, los costos no deben manejar el precio final, sino ser una guía para mantener una empresa estable en el largo plazo. Deben acompañar la estrategia de precios junto con la oferta, la demanda y la imagen de marca apropiada.

 “Escuchanos en IVINO Podcast” 

2° La distancia social es lo que más preocupará a los clientes cuando pase la cuarentena.

https://harpers.co.uk/news/fullstory.php/aid/27310/_91Distancing_92_most_important_to_on-trade_guests_post-lockdown.html

Según las nuevas investigaciones publicadas hoy por Hallgarten y Novum Wines, se ha revelado que la adopción de medidas de distanciamiento social es la principal preocupación para los consumidores cuando reabran los negocios.

La investigación realizada en Reino Unido con más de 36,000 consumidores encontró que el 27% considera las medidas de distanciamiento social como el factor clave que determinará cuándo y si regresan a restaurantes y bares.

Además, cuando se les preguntó con qué medidas de distanciamiento los consumidores se sentirían “cómodos” en un lugar, el 42% respondió con 2 metros, el 25% con 1,5 metros y el 17% con 1 metro.

Los resultados para el nivel de distanciamiento social fueron un poco más cercanos en el Gran Londres, donde el 18% votó por un espacio de 1 metro entre las mesas, el 28% a 1,5 metros y el 38% prefirió una distancia de 2 metros.

Las medidas de distanciamiento social se consideraron el factor más importante para las personas de 55 a 64 años, con un porcentaje de encuestados que aumentó al 28% y el más bajo al 25% con las personas de 25 a 34 años.

En general, después del distanciamiento social, el segundo factor más importante, con el 23% de los votos, es la tasa de infección, o R-Rate, en el momento dado, seguido de la limpieza del lugar con el 18%.

El factor menos importante para determinar si un consumidor volvería a los lugares de hospitalidad era su “situación financiera”, ya que el 10% de los encuestados dijo que esto afectaría su decisión. Sin embargo, esto aumentó al 14% entre las personas de 25 a 34 años.

“Si bien la industria hotelera está desesperada por ver que el gobierno reduzca a la distancia social a 1 metro entre mesas (distancia recomendada por la Organización Mundial de la Salud), la encuesta reveló que muchos futuros clientes tienen serias dudas sobre esta reducción”, dijo Andrew Bewes, MD, miembro de una importante distribuidora de Reino Unido. Kate Nicholls, CEO de UK Hospitality, dijo recientemente que “a 2 metros un establecimiento está recibiendo el 30% de sus ingresos normales, a 1 metro obtiene hasta el 70%.

Además agrego: “Es evidente a partir de este informe que toda la industria hotelera necesita trabajar duro para convencer a los futuros visitantes de restaurantes que el distanciamiento de 1 metro, junto con otras medidas aceptadas, es seguro y que no deben temer visitar lugares si la orientación de distanciamiento social se reduce a este nivel”.

Cuando se les preguntó qué tipo de lugar serían más propensos a visitar los consumidores, el 34% de los encuestados respondió un pub, seguido de restaurantes independientes con un 29% y cadenas de restaurantes con un 20%.

En total, más de la mitad de los consumidores ve más probable visitar algún tipo de restaurante (ya sea restaurante independiente, de cadena o de alta cocina) cuando se levante el cierre. El tipo de lugar preferido variaba según la región, con casi el 37% en el suroeste optando por un pub como su primera parada cuando se levanta el cierre, en comparación con el 31% en el Gran Londres.

La elección de la cerveza o la sidra fue la opción más popular con casi el 39% de los consumidores que planeaban elegir la bebida alcohólica al final de la cuarentena. La segunda bebida más demandada fue el vino, con más del 25% buscando comprar una copa o una botella cuando vuelve a abrir su lugar favorito. Este porcentaje aumentó en el Gran Londres, donde más del 27% buscaba pedir vino.

 “Escuchanos en IVINO Podcast” 

3° Se lanzó la botella de cartón que reduce la huella de carbón en un 84%

https://www.thedrinksbusiness.com/2020/07/paper-wine-bottle-launched-with-84-lower-carbon-footprint/

La empresa británica de envasado sostenible Frugalpac ha lanzado una botella de vino hecha de cartón reciclado al 94%, que según sus estudios tiene una huella de carbono 84% menor que la del vidrio. La botella está hecha de cartón predominantemente reciclado y tiene un inserto de revestimiento de calidad alimentaria capaz de contener vino y licores.

La empresa dice que la botella de 750 cc con tan solo 83 gr., es hasta cinco veces más ligera que una botella de vidrio y tiene una huella de carbono de más de un tercio más baja que una botella hecha de plástico reciclado. 

La botella se puede refrigerar y es fácil de reciclar, ya que el cartón se puede separar fácilmente del revestimiento.

En términos de costo de producción, la botella es “comparable” a una botella de vidrio etiquetada, pero el creador localizado en Ipswich, Reino Unido señala que la botella ofrece la opción de una marca de 360 ​​grados. La botella se puede producir en una bodega en el lugar, lo que, según Frugalpac, ofrece “total libertad en el diseño y la impresión” y la hace “más rentable de transportar”.

La botella usa solo 15 g de plástico, 77% menos que una botella de plástico reciclada. Actualmente está siendo utilizado por el productor de Umbría Cantina Goccia para su mezcla 3Q Sangiovese, Merlot y Cabernet Sauvignon. La botella está disponible para comprar en el sitio web de la bodega, y también a través de su importador británico, Woodwinters.

La empresa de envasado, que lanzó la botella en el Reino Unido, Dinamarca y Holanda, dijo que también ha recibido interés de las cadenas de supermercados y grupos de hospitalidad del Reino Unido.

Este caso sigue al lanzamiento de una botella de cerveza de papel el año pasado por la cervecera danesa Carlsberg. El proyecto de colaboración dio como resultado la creación de la compañía de botellas de papel Paboco, que también trabaja con empresas como Absolut, Coca-Cola y L’Oréal.

Carlsberg reveló dos prototipos para su botella ecológica el año pasado. Ambos fueron hechos de fibras de madera de origen sostenible y tienen una “barrera interna” que permite que la botella contenga cerveza. Uno usó una delgada barrera de película de polímero de PET reciclado, mientras que el otro tenía una barrera de película de polímero PEF de base biológica.

Frugalpac, que también ha desarrollado una taza de café para llevar hecha de papel reciclado al 96%, también quiere opciones similares disponibles para las industrias de vinos y licores.

El presidente ejecutivo, Malcolm Waugh, dijo que la compañía ya había recibido “comentarios fantásticos”.

“Queremos ofrecer excelentes vinos y licores en envases innovadores, al tiempo que ayudamos a nuestros clientes y consumidores a reducir su impacto en el medio ambiente”, dijo.

“La Botella Frugal ofrece un importante punto de diferencia para el sector mundial de vinos y bebidas espirituosas a través de un diseño sobresaliente y beneficios sostenibles positivos.”, dijo el presidente de la compañía.

Además agregó: “El modelo de negocio de Frugalpac es suministrar máquinas Frugal Bottle para productores de vino o compañías de envasado para fabricar las botellas en su bodega, reduciendo aún más las emisiones de carbono. Los materiales se pueden comprar localmente a través de imprentas existentes en el mercado para dar la máxima libertad de diseño y la mejor oferta comercial “

4° El espacio: la última frontera del vino

https://www.internationalwinechallenge.com/Canopy-Articles/space-the-new-frontier-for-wine-research.html

Photo: Getty Images

Es así, la Estación Espacial Internacional, ese punto de luz blanca que se puede ver rápidamente en el espacio al anochecer o al amanecer, lleva vides y vinos.

No es para su tripulación de tres hombres. Es para para el futuro de la agricultura en la Tierra.

Entre los más de 2.000 kg de carga entregados a la Estación Espacial Internacional a principios de este mes había una nueva instalación científica programada para instalarse en el exterior de la estación durante una caminata espacial esta primavera, y 320 viñas pequeñas. 160 Merlot y 160 Cabernet Sauvignon.

Los sarmientos de 40 mm permanecerán en el espacio durante seis meses, como parte del proyecto de investigación CANES. El objetivo es dar una idea del futuro de la agricultura aprovechando el desarrollo acelerado de las plantas en un ambiente estresante y extraño con poca o ninguna gravedad y una mayor exposición a la radiación.

Al movilizar sus defensas cuando se ven amenazadas por los cambios en su entorno, las plantas sufren severos cambios biológicos. 

El director científico del experimento, el Dr. Michael Lebert, explica: “Los organismos se adaptan a entornos cambiantes utilizando su increíble flexibilidad para remodelarse a sí mismos mediante un proceso llamado evolución. Las interacciones entre los organismos y el medio ambiente son la base de la evolución porque determinan las tendencias generales de desarrollo. Los entornos cambiantes pueden causar una fuerte presión selectiva, lo que lleva a cambios genéticos y fenotípicos para las adaptaciones. El estrés desempeña un papel importante en facilitar la adaptación al permitir mejores modificaciones, mantenimiento y funcionamiento de los sistemas de organismos a entornos siempre cambiantes. El estrés ambiental extremo puede causar la extinción, pero también puede conducir a cambios evolutivos rápidos y al origen de nuevas especies que se adaptan a nuevos ambientes ”.

El I.S.V.V. (Instituto de las Ciencias de la Viña y el Vino, situada en Burdeos) analizará las diferencias entre los sarmientos que regresan con especímenes similares que se quedaron en la tierra.

Ambos conjuntos de estacas, con brotes inactivos, se almacenan a niveles de humedad similares (70-80%) y baja temperatura (0.5-8 ° C) en la oscuridad.

La compañía detrás del experimento, Space Cargo Unlimited (SCU), se está enfocando en las vides y los vinos como un facilitador de la evolución agrícola en general debido al amplio conocimiento desarrollado en torno al vino desde la antigüedad y el papel que desempeñó en avances científicos anteriores, como en el caso de Louis Pasteur descubriendo la existencia de bacterias.

Otra razón para elegir el vino como referente es porque las regiones vinícolas se ven gravemente afectadas por el calentamiento global. En una declaración, SCU dice: “Sin acción, en 40 años, los vinos de Burdeos tal como los conocemos desaparecerán”.

Nicolas Gaume, CEO y cofundador de Space Cargo Unlimited, espera que el experimento CANES también ayude a la agricultura a adaptarse al cambio climático.

Él dice: “Los recursos se están agotando y la Tierra puede no ser capaz de mantenerse para 2050. Space Cargo Unlimited cree que no existe el Planeta B, y que las opciones de investigación aplicadas que aprovechan el espacio pueden desbloquear el futuro de la agricultura y la alimentación para la humanidad”.

El Dr. Lebert agrega: “Esto podría cambiar las reglas del juego para desbloquear la agricultura del mañana”.

CANES es el tercero de seis experimentos relacionados con el vino en el programa ‘Mission WISE’ (Vitis Vinum in Spatium Experimentia), una asociación entre SCU, el CNES (Centro Nacional de Estudios Científicos, Toulouse), ISVV y ESA (Espacio Europeo Agencia).

En la primera, la SCU envió 12 botellas de Burdeos tinto, empacadas en contenedores protectores de metal, a la Estación Espacial Internacional en noviembre de 2019. El vino, de un Chateaux no divulgado (para evitar acusaciones que el experimento es una estratagema de marketing), envejecerá en el espacio durante 12 meses antes de regresar a la Tierra y se lo comparará con 12 botellas del mismo lote que se almacenaron en Francia a la misma temperatura (18 ° C).

Los investigadores esperan que la radiación espacial y la microgravedad influyan en las reacciones químicas que se producen en las botellas y el sabor del vino, y observarán, en particular, para ver cómo afecta a componentes relevantes para la salud como los polifenoles.

El segundo experimento, en diciembre de 2019, consistió en administrar a callosidades de vid varios minutos de ingravidez en el espacio suborbital para probar la metodología de investigación.

Otros dos experimentos, incluido uno relacionado con los fermentos, se llevarán a cabo en 2021 y el sexto experimento está programado para 2022.

.

AUSPICIAN ESTE EPISODIO WINIFERA, ESTRATEGIAS Y MERCADOS Y GOTOWINE. HASTA EL PRÓXIMO EPISODIO!

Si les interesa les agradeceré que se suscriban y califiquen al podcast desde itunes (Apple Podcast), SpotifyStitcherAnchorPocketcastBreakerRadioPublic o desde el medio que Uds. utilicen para escuchar. Difusion entre sus contactos también será más que bienvenida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s